Noticias

«Samba Panda es una monada»

Samba Panda con osito

Por Ignacio Ceballos, Literatil, 2018.

 

Debe de ser magnífico ser un oso panda. Todo el mundo te conoce y a todos les despiertas una sonrisa de ternura; hacen peluches de ti que se venden como rosquillas, te dibujan en libros para niños, como este que traemos aquí, y es imposible que no gustes desde la portada.
¿Nunca se han preguntado por qué no hay (rara es la excepción) peluches de humanos? Pues porque no somos osos panda. Si fuéramos osos panda seguro que haríamos peluches de nosotros mismos, porque el prototipo de oso panda parece haber sido creado para ser peluche.
Satoshi Iriyama consigue pintar un oso panda que parece un peluche de oso panda. Lo representar con unas formas tan redondeadas y con una técnica tan sencilla y a la vez tan efectiva que a uno le darían ganas de sacar a Osito de la página y darle un buen achuchón.
Samba Panda es una monada. O mejor: una osopandada. Y eso que cuenta bien poco en sus páginas: el libro consiste, dicho de forma pedestre, en unas instrucciones para psicomotricidad de Educación Infantil. Una “tabla de ejercicios” vestida de libro. Cada 4 o 5 páginas aprendemos un paso nuevo: el del tulipán, el de la banana, el del onigiri (una bola de arroz rellena), el del cohete… Osito nos indica cómo tenemos que colocar el cuerpo, los brazos, las piernas, y ¡adelante!
El libro es sobre todo ilustración de la figura de Osito sobre fondo blanco, y una breve instrucción textual en cada página o doble página (“Gira. Gira”, “Balancéate a un lado y a otro”…). Suficiente para pasar un rato divertido con sus pequeños de 2, 3, 4 o 5 años. Jueguen e imiten a Osito en cada paso aeróbico. Y recréense en cada página, porque es tan corto el libro que se les hará demasiado breve, como nos pasó a nosotros (¡son solo 7 movimientos!).
Libros del Zorro Rojo editará algún libro más de la serie de Iriyama: Samba Panda con papá y Samba Panda con amigos. Nuevos movimientos y nuevas figuras, en las que Osito no estará (tampoco) solo.

Lo mejor: un personaje que enamora.
Lo peor: que tiene menos de samba y de danza en general de lo que se espera por el título. Habla de posiciones de cuerpo, pero le falta, sin duda, reflejar de algún modo una pizca de ritmo. En francés, de hecho, se ha traducido como “Haz yoga con Pandita” (Fais du yoga avec Petit Panda), lo cual nos parece tal vez más ajustado a las intenciones del libro.

Consigue tu ejemplar de Samba Panda aquí.