Noticias

Perdido en la ciudad

Perdido en la ciudad

Por Josep Oliver, Papel en blanco, 3 de noviembre de 2020

Un chico cruza solitario la ciudad de Toronto en pleno invierno. Está buscando a su gato. Sus pensamientos nos acompañaran en este pequeño viaje lleno de emociones y melancolía. Es la propuesta de este álbum publicado por Libros del Zorro Rojo el pasado septiembre.

Como un pequeño viaje interior, Sydney Smith (Pueblo frente al mar, Un camino de flores) nos guía en este periplo sin apenas usar las palabras. Lo importante aquí son los tamaños: el de nuestro pequeño protagonista, sobrepasado por esa gigantesca ciudad.

Perdido en la ciudad es un álbum ilustrado que ganó el premio de Mejor Libro Ilustrado Infantil de 2019 de The New York Times. Sin embargo, su lectura va mucho más allá, porque Smith no solo rinde un homenaje a su ciudad natal, Toronto, sino que realiza todo un ejercicio de poesía visual donde lo exterior se refleja en lo interior y al revés.

La pericia narrativa de Smith es excepcional. Maneja los encuadres de forma magistral (no en vano se ha señalado su estilo visualmente cinematográfico) para acercarnos al pequeño protagonista, pero también para contrastar si figura con la inmensidad de la urbe. Luego, para representar el caos y el barullo de la ciudad, la página se rompe en multitud de viñetas detalle, reflejando la inseguridad del joven paseante. Las grandes moles de acero y cristal se imponen en la ciudad, y en ellas se ve reflejado distorsionadamente el protagonista, en una metáfora velada del extrañamiento que produce la ciudad.

La progresión con la que entra la tormenta de nieve en la historia está también perfectamente pensada y ejecutada, de forma que es tan gradual que uno sólo se da cuenta cuando ya está empapado. La tempestad lo borra todo, y nuestro protagonista tiende un diálogo con su ausente gato. Le busca y le busca, y el tiempo sólo hace que empeorar… Las preocupaciones por el abrigo y el afecto llega un momento en que se confunden… ¿de quién habla en realidad el chico? ¿del gato o del mismo?

Y finalmente, tras la tempestad… las huellas del camino que llevan a casa. A la seguridad del hogar.

Perdido en la ciudad es un álbum de una sensibilidad exquisita. Cuando lo leí, no pude más que volver a empezarlo, y así hasta tres veces. Porque, aunque sea breve, el trayecto de nuestro protagonista nos pone en la piel de ese paseante en mitad del temporal en Toronto. Hay mucha melancolía en este álbum, y si me apuráis, hay cierto tono tristísimo que uno vislumbra según el humor con el que se haya levantado. Entiendo que para Sydney Smith, esos recuerdos de Toronto son ambiguos: son hogar, pero también son la gran ciudad alienante, son pequeños lugares en el corazón no siempre felices. Para mí, un álbum breve precioso que atesorar cerca de La oscuridad de Lemony Snicket.

Consiga su ejemplar de Perdido en la ciudad aquí.