Noticias

La imaginación infinita

Travesía

Por Iván Pintor, Diari de Tarragona, 2020

Travesía, de Peter van den Ende, es un canto a la fantasía, a la capacidad de la página de papel para surcar el infinito. Cuando, una noche de verano de 1934, el escritor frances Víctor Hugo tuvo la oportunidad de contemplar la superfície lunar desde el observatorio de París, sintió que acababa de hacer un largo viaje. Gracias al astrónomo Dominique François Arago, redujo cuatrocientas veces la distancia con la Luna y lo que, en una primera mirada, se mostraba confuso, fue poco a poco revelándose como una geografía. «Aumentó la visibilidad, se ramificaron no sé qué arborescencias, se hicieron compartimentos en esa lividez» hasta que se le descubrió el relieve de cráteres, escarpaduras y cañadas de satélite. «Aquel centro conjetural de una creación diferente de la nuestra era un recipiente de vida. Quizá se nacía y se moría allí. Aquella visión era un lugar para el cual nosotros éramos el sueño», escribe Víctor Hugo en El promontorio del sueño, un canto a la capacidad de la imaginación para cambiar las formas primeras, para hacer el vagabundeo pulsión de habitar otra realidad.

Con sus bellísimas imágenes, minuciosas como las ilustraciones de la Enciclopedia francesa y dúctiles como los trazos del dibujante de cómic Moebius, Peter van den Endee nos toma de la mano y, a bordo de un barquito de papel, nos conduce a través de los cinco océanos en un constante descubrimiento de formas que mutan. Como Víctor Hugo ante la óptica del telescopio de Arago, cada uno de nosotros, cada lector, se convierte en el testigo privilegiado de un perpetuo amanecer en lugares desconocidos: escamas, aletas, colas y vagas luminiscencias de criaturas marinas, frondas inescrutables, aves paradisíacas, gigantescos caballitos de mar, narvales, ballenas, medusas palpitantes y icebergs como cordilleras parecen hacer realidad la imaginación infinita de Dante al fabular, en la Divina Comedia, el último viaje de Ulises, o el perpetuo afán de Julio Verne por atisbar un mundo nuevo. Como los universos del ilustrador Shaun Tan, los de Van den Ende permiten al lector asistir, como Víctor Hugo afirmaba en su visión de la Luna, al más misterioso de los espectáculos, «la irrupción del alba en un universo cubierto de oscuridad, el derecho a la vida afirmándose en proporciones sublimes».

Consiga su ejemplar de Travesía aquí.