Noticias

El Roto: del Big Bang al Gran Boommmmm

La línea roja

Por Eugenio Fuentes, El Cuaderno, marzo de 2021

Una exposición retrospectiva de la obra del pintor y dibujante Andrés Rábago, abierta en la galería madrileña La Caja Negra desde el 13 de marzo, ha propiciado la publicación de un volumen que alberga sesenta de las lúcidas y descarnadas viñetas, todas inéditas, que firma como El Roto.

Con el Ojo de Dios enclaustrado en una urna ciclópea del Museo Británico, el falso profeta se ha adueñado de la Tierra. Esconde su faz porcina tras una máscara de tintes putrefactos. Sus ojos exorbitados remedan la estupefacción del ojo recluso del Creador, pero su rictus de estulticia desvela su esencia de sicario. En los mares, emiten mensajes los faros a la deriva, mientras en tierra cámaras siempre en vela vigilan a una humanidad adormecida. Esta podría ser la glosa de las cuatro viñetas que abren La línea roja, último libro de El Roto. A partir de ahí se desencadena un arsenal de relámpagos que ilumina los sombríos desatinos de la era digital.

El respetado y aplaudido dibujante, presente cada día en un rotativo madrileño, suele ofrecer de tanto en tanto un volumen de aliento monográfico. Si de sus dibujos en prensa se dice que valen por un editorial, de sus libros puede afirmarse que valen por un tratado de ética. Son  aldabonazos en forma de sátira: un género que —asegura el autor— desnuda «las formas en las que se presentan las cosas para hacerlas más digeribles». Andrés Rábago, el Ops que en el tardofranquismo conmovió con dibujos crueles a fuer de lúcidos, sostiene que La línea roja alude a «un límite mental y también físico […] ampliamente traspasado por una cultura que hace tiempo perdió las referencias y los contenidos éticos». Contra la hipnosis de la pantalla plana, contra los excesos de la codicia, los fogonazos de unas radiografías que, en viñetas como «Del Big Bang al Gran Boomm», alertan de un destino nada halagüeño.